Miss Chica Atlas 2009

Publicado: 8 junio, 2011 en Uncategorized

De un tiempo a esta parte, suelo quedar casi todos los días con una chica que encontré de casualidad, una vez, mientras hacía un reportaje. Ella no me conoce, ni siquiera sabe que es carne de plano general cuando hablamos de la crisis. No obstante, está presente como la hora y media de tedio en el gimnasio, como la comida de medio día. Presente como la crisis y el paro en cualquier noticiario noticiable de esos que sirven para hacer dinero, de esos que se olvidan, casi siempre, del informar, formar y divertir.

Quedo con esta chica casi todos los días. Es un producto enlatado. Una suerte de sardina en escabeche de la información. Hace un mes, aproximadamente, vino dentro de un envío de Atlas, una agencia de noticias que trabaja con Tele5 y que, en el mejor de los casos ofrece contratos de mierda a los jóvenes periodistas.

Atlas manda noticias de todo lo noticiable y, a veces, se descuelga con planos generales para que podamos aderezar los reportajes sobre el paro, la crisis, la píldora del día después, etc. “La población española…”, PLUM, plano recurso de gente andando por la calle. Como si tres segundos fueran suficiente para poner y disponer todas y cada una de las caras que le dan sentido a la generalidad de “la población española”.

Esta chica es la punta de lanza de lo que podríamos definir como un plano genérico. Resumen sesgado y concreto de un instante fugaz de en el devenir diario de Gran Vía.

Cada vez que hace falta PUEBLO, CIUDADANOS O GENTE, servidor grita:” ¿Por qué no ponemos a la chica de Atlas?”

En la distancia real y física que hay entre la pantalla digital y el redactor avieso, creo que hemos trazado una relación de amor irrompible: no hablamos, no discutimos, ella es distante como la irrealidad, presente como todo aquello que es tangible, yo la miro, la observo y cada vez que sale en alguno de mis reportajes, le doy las gracias.

Es delgada como los parados de la crisis. Bohemia como las arrugas prematuras. Tiene mechas blancas como adelanto de un cabello largo y oscuro cortado a capas y camina por Gran Vía con aire ausente. Tiene una belleza descuidada. Una cara adornada por ojeras de esas que unos días son más moradas y otros, los más propicios, carne sobre carne, apenas perceptibles pero persistentes en su presencia de mujer caótica y deseable.

Para ponerle localización y ambiente, es una de esas chicas a las que sueles conocer en el Mercurio de Malasaña. Casi siempre están al final de la barra. Casi siempre solas o con alguna amiga más guapa pero mucho menos atractiva.

Entonces, tú te levantas a por dos cervezas, una para ti y otra para el bueno de Alberto. Siempre sumergidos en la mentira de un recuerdo. Sin capacidad ni tino para levantar la vista del suelo y mirar al frente. Siempre con el peso a cuesta del deseo y el recuerdo de nuestras respectivas CHICAS-ANHELO.
Te acercas a la barra y allí está ella, ensimismada por la música. Pensando, quizás, en alguna cosa que no es de este mundo ni del otro…. Y sus ojos coinciden con los tuyos y ahí estás, cara a cara con la chica de mechas blancas y cabello oscuro.

Tan sólo es un instante, ella sonríe y tú lo disfrutas, saboreas ese momento con el paladar visual de tus ojos porque sabes que ahí acabará todo, porque eres consciente de que no le dirás nada, tú no eres de esos….

Sin embargo, cada día en la redacción, deseas que se haga carne y luz de pupila frente a tus ojos. Deseas que salga de esa maraña digital del AVID, deseas que no sea una sucesión de frames… becaria, redactora, editora, cajera del supermercado o monitora del gimnasio.

La chica con la que coincido casi todos los días no sabe que está más presente en mi vida que casi ninguna.

“¿Es guapa, verdad?”, le digo al montador. Me encantaría conocerla, decirle algo como HolaMuchachaTuNoMeConocesPeroQuedamosTodosLosDías… así, muy seguido, apretando las yemas de los dedos para que, de los nervios, no comiencen a sudar las manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s